Mantenimiento bujes

Este es uno de los apartados más laboriosos de mantener, ya que dependiendo del tipo de buje se necesitan unas herramientas específicas (llaves de conos y extractores de rodamientos) y requiere un nivel de conocimiento mecánico un poco elevado. No es complicado, pero sin la herramienta adecuada puedes dañar alguna de las piezas fundamentales del sistema.

El tema es que cambiar los rodamientos de un buje no es algo que se haga muy a menudo, pero limpiar los casquillos y rodamientos externamente y aplicar un poco de grasa, es algo que no lleva mucho tiempo y te aseguras una mayor duración de los mismos. 

A la vez que limpias externamente los rodamientos del buje, debes de limpiar los ejes pasantes, engrasar los extremos de la palanca de los mismos y limpiar las roscas de arena, para que no se dañen las mismas. También puedes controlar cómo es el giro de los rodamientos con la mano y, si el rodamiento se atasca o se nota como que tuviera arena al girar no tan suave, quizá es momento de cambiarlos.